• Document: Alejandro Casona. La barca sin pescador (1945) A. El texto teatral
  • Size: 242.12 KB
  • Uploaded: 2019-02-13 19:37:55
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

La barca sin pescador (1945) Alejandro Casona A. El texto teatral El género dramático tuvo su origen en Grecia. Al inicio, las representa- ciones teatrales estaban relacionadas con el culto a Dionisos, dios del vino y la alegría, del renacer de la naturaleza, y poseían por lo tanto un carácter sagrado. Dichas representaciones consistían en himnos dedicados a esa deidad o divini- dad. Más tarde, fueron introduciéndose cambios en los cantos; de esta forma surge el género dramático propiamente dicho. Es importante señalar que fue Aristóteles quien, en el siglo IV antes de Cristo, establece por primera vez, en la Poética, las características de la tragedia y la comedia. La Poética es una obra compuesta originariamente por dos partes: el Libro primero, en el que se ocupaba de analizar las características de la tragedia y la epopeya, y el Libro segundo, dedicado a la comedia y la poesía yámbica. Este último se perdió, al parecer, en la Edad Media. Sin embargo, algunos de sus planteos han podido recuperarse por las observaciones que hace en el Libro primero. Allí, Aristóteles señala que en la comedia los personajes son de condición simple (no pertenecen a la categoría de los héroes, dioses u hombres nobles), el desenlace es feliz y busca provocar risa en el espectador a través de situaciones exageradas o ridículas. Estos personajes encarnan los defectos y vicios de los seres humanos y el conflicto que se presenta es posible y probable en la vida real. El protagonista lucha con su antagonista en un intento fallido por lograr sus propósitos; fallido, porque sus intentos lo llevan a diversas situaciones, en las cuales fracasa o es objeto de burla. El desenlace presenta una solución alegre al conflicto en la cual los problemas se resuelven y todos quedan felices. Generalmente, los autores intentan, a través de la risa, que el receptor reflexione acerca de lo que sucede en la obra y de esta manera pueda extraer una enseñanza si se ve identificado con alguno de los personajes. Por ello, algunos autores consideran que la comedia es moralista. El género dramático se caracteriza por estar destinado a ser representado frente a un auditorio, y, en este sentido, abarca a todas las manifestaciones teatrales. Lo que sucede en la obra teatral no está descripto ni narrado (por eso no se puede hablar de narrador, como en otros géneros), sino que es visto por el espectador. La obra está escrita, pero lo prin- cipal en ella es lo que ocurre, la representación teatral. La obra teatral se caracteriza por incluir diversos códigos, como el verbal, el paraverbal (complementa al verbal: entonación, énfasis y pausas) y el no verbal (gestos, música, sonido, iluminación, escenografía, vestuario, maquillaje). Esta confluencia de códigos permite dar vida en el escenario al mundo creado por un escritor (que crea la obra dramática) y el director, que es el responsable del espectáculo u obra teatral. El texto teatral se caracteriza por estar estructurado en dos niveles textuales: un texto primario y un texto secun- dario. El texto primario está constituido por los parlamentos que dicen los personajes. Estos parlamentos pueden ser de tres clases: diálogos, monólogos y apartes. Los diálogos son las interacciones verbales entre los distintos personajes. Los monólogos son reflexiones en voz alta que algún personaje realiza en soledad. En los apartes, la acción escénica se congela y alguno de los personajes se dirige al público creando una complicidad con él a propósito de algún aspecto del conflicto (es característico de los géneros cómicos o del teatro infantil). El texto secundario está constituido por las acotaciones escénicas que son las indicaciones del dramaturgo sobre movimientos, gestos, actitudes de los personajes o descripciones del lugar escénico. Estas indicaciones, que aparecen generalmente entre paréntesis, se dirigen a los lectores de la obra dramática. ¿Cuál es el objetivo de las acotaciones escénicas? Por un lado, orientar al que lee el texto como obra literaria para que pueda comprender el conflicto que plantea el texto. Por otro lado, las acotaciones son indicacio- nes para una virtual puesta en escena y se dirigen a los que llamamos lectores profesionales: director, actores, etc. En cuanto a su estructura externa, podemos hablar de una división en actos (la subdivisión más importante de la obra dram

Recently converted files (publicly available):