• Document: EL ANILLO DE SALOMÓN
  • Size: 1.89 MB
  • Uploaded: 2018-12-08 10:38:50
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

__________ EL ANILLO DE SALOMÓN ` (Precuela a la saga «Bartimeo») Jonathan Stroud "The Ring of Solomon" © 2010 ` ` ` ` {*Nota: A lo largo de la narración el genio protagonista va haciendo numerosos comentarios a la misma, que se presentarán como notas-a-pie-de- párrafo o incluso como notas-insertadas-en-línea; en cualquier caso irán acotadas por llaves y además con presentación diferenciada, tal como esta misma nota} ` ` ` ` _________ PREÁMBULO APUNTE SOBRE MAGIA ` HECHICEROS: Desde los albores de la civilización hace más de cinco mil años en las ciudades de adobe de Mesopotamia, los gobernantes de los grandes imperios siempre han utilizado a los hechiceros para mantenerse en el poder. Los faraones de Egipto y los reyes de Sumeria, Asiria y Babilonia dependieron de la magia para proteger sus ciudades, fortalecer sus ejércitos y someter a sus enemigos. Los gobiernos de la era moderna, aunque pretendan disfrazar la realidad mediante una propaganda muy cuidada, perpetúan la misma política. Los hechiceros no poseen atributos mágicos de por sí; su poder se deriva del control que ejercen sobre los espíritus, que sí los tienen. A lo largo de los incontables años que dedican a sus solitarios estudios, perfeccionan las técnicas que les permiten invocar a estos seres temibles sin morir en el intento y, por tanto, solo lo consiguen aquellos que disfrutan de gran fortaleza física y mental. Debido a los peligros de su oficio, también acostumbran a ser despiadados, reservados y egoístas. En la mayoría de las invocaciones, el hechicero permanece en el interior de un círculo de protección dibujado con sumo cuidado, dentro del cual hay un pentáculo o estrella de cinco puntas. Tras la formulación de ciertos sortilegios de gran complejidad, el espíritu se ve arrancado de la lejana dimensión que habita. Acto seguido, el hechicero recita un conjuro de encadenamiento especial. Si lo hace correctamente, el espíritu se convierte en el esclavo del hechicero. Si comete un error, el poder protector del círculo se diluye y el desdichado hechicero queda a merced del espíritu. Una vez que el esclavo está encadenado, este debe obedecer las órdenes de su amo hasta que haya completado su misión. Cuando esto se produce (puede llevarle horas, días o años), el espíritu recibe, exultante, la orden de partida. Por lo general, los espíritus suelen aborrecer su cautiverio, independientemente de su duración, y aprovechan cualquier oportunidad para atacar a sus amos. Por consiguiente, los hechiceros más sensatos retienen a sus esclavos a su lado el menor tiempo posible, por temor a que se vuelvan las tornas. ` ESPÍRITUS: Los espíritus están formados de esencia, una sustancia fluida y en permanente transformación. En su dimensión, conocida como el Otro Lado, no poseen una forma sólida, pero en la Tierra se ven obligados a adoptar una apariencia definida. Sin embargo, los espíritus superiores pueden cambiar a voluntad, lo que alivia en parte el dolor que la densidad terrenal provoca en su esencia. Existen cinco grandes categorías de espíritus. A saber: 1. Diablillos: la clase más elemental. Los diablillos son seres groseros e impertinentes con poderes mágicos más que modestos. La mayoría ni siquiera sabe transformarse. Sin embargo, son muy obedientes y no suponen un gran peligro para los hechiceros, razón por la cual suele invocárseles con frecuencia para destinarlos a tareas de poca importancia como fregar los suelos, limpiar los estercoleros, hacer de mensajero y montar guardia. 2. Trasgos: más poderosos que los diablillos, aunque no tan peligrosos como los genios, los trasgos se cuentan entre los preferidos de los hechiceros por su sigilo y astucia. Gracias a su dominio del arte de la transformación, son unos espías excelentes. 3. Genios: categoría

Recently converted files (publicly available):