• Document: GUY DES CARS. La Impura
  • Size: 735.23 KB
  • Uploaded: 2019-05-18 02:29:43
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

GUY DES CARS La Impura “Uso exclusivo VITANET Biblioteca Virtual 2003” GUY DES CARS La Impura GUY DES CARS Es, sin lugar a dudas, y a los 79 años, uno de los escritores más prolíficos de Francia, con una sesentena de obras publicadas y medio millón de ejemplares vendidos.. Artífice de la trama novelesca y gran conocedor de las pasiones que puede generar el alma humana, entre los títulos de Guy Des Cars —hijo de francés y de chilena— están La mujer sin fronteras, La culpable, La mujer que sabía demasiado, El boule-vard de las ilusiones, La justiciera, El castillo del clown, La maldita, La entrometida, Las reinas del corazón (relato histórico), La bruta, La impura, El oficial sin nombre, La dama del circo, La catedral del odio, La corruptora, La señorita de la ópera, Amor de mi vida, Esta extraña ternura, La tramposa, El castillo de la judía, Las hijas de la alegría, El gran mundo, La víbora, Sangre de África, El amor se va a la guerra, Las siete mujeres, Los falsificadores, La revoltosa, De capa y pluma, El hábito del amor, El tren del Padre Noel, Una cierta dama, La insolencia de su belleza, El dador, La vida secreta de Dorotea Gindt, La envolvente, La culpable, La vengadora, El mago y la bola de cristal, El mago y el péndulo, El mago y las líneas de la mano, El mago y la buenaventura, El mago y la grafología y José: confidencias (sobre toda su vida) hechas a su hijo Jean Des Cars. Algunas de sus obras incluso han sido llevadas al cine. Es el caso de El solitario, El crimen de Matilde, El fabricante de muertos y también de una de las más conocidas: La impura. Este novelista por excelencia, que paradójicamente se inició con una obra de teatro y quien ha incursionado en el periodismo, tiene una vida que en momentos también adquiere ribetes novelescos. Nacido en Limousin, su padre —Francois Marie Edmond de Péruse, duque Des Cars, Caballero de la Legión de Honor y Comendador de San Gregorio Magno— no concebía tener un hijo escritor. Eran otras épocas é incluso le prohibió, en un comienzo, “usar el apellido para firmar pasquines”. El actual conde Guy Des Cars inició entonces su carrera literaria con un seudónimo, pero fue tal el éxito alcanzado, que pronto obtuvo la venia paternal para firmar con su verdadero nombre. La madre de Guy Des Cars era chilena: Teresa Edwards Mac Clure. Ella enviudó de su primer marido, Rafael Yrarrázaval Correa, ¡el mismo día de su matrimonio!, después de la ceremonia religiosa. La joven viuda viajó a Europa y en Francia conoció al duque de Des Cars, con quien contrajo matrimonio. Se establecieron en el castillo de Souche, perteneciente a la familia Des Cars. Durante la guerra, el duque Des Cars, padre de Guy, partió al campo de batalla. En su ausencia, Teresa hizo voto de pobre-za, y se trasladó a vivir a un hospicio que ella misma fundara. Hizo entrega del castillo a Louis, su hijo mayor, quien más tarde moriría en un accidente automovilístico. Los ancestros chilenos marcaron fuertemente al joven Guy. Si bien nunca ha aprendido a hablar el castellano, ha viajado varias veces a Chile y siempre ha demostrado gran afecto por la tierra natal de su madre. Es más, en las dedicatorias de sus libros escritas especialmente para algunos chilenos, les agradece que ellos lo acerquen a lo que denomina “el corazón del Chile maternal”. Durante la guerra Guy Des Cars, como anteriormente lo había hecho su padre, también combatió. Oficial de infantería, fue condecorado con la Cruz de Guerra. Y en 1941 —el mismo año en que murió su padre— publicó su primera novela: El ofi-cial sin nombre. Este fecundo escritor domina las artimañas del género novelesco. Su imaginación va quedando ahí, plasmada en el papel, en una sucesión de capítulos que parecen no detenerse nunca. Es un incansable hacedor de tramas; un virtual fabricante de ficción literaria. Trabaja sin pausa en su antiguo departamento, situado muy cerca del parque Monceau. Y suele, asimismo, vérsele en un exclusivo restaurante parisiense: el Chez Lipp. Dicen que ahí también logra inspirarse. Cuando le pidieron que definiera su secreto literario, simplemente respondió: “Soy un narrador que dice cosas complicadas cori palabras sencillas”. Se considera que este secreto lo ha convertido, junto a Henri Troyat, en el escritor francés más leído después de Balzac. Guy Des Cars es padre de un hijo: Jean Des Cars, periodista, escritor y premiado historiador, nacido en 1943. EL CAMINO DE MAKOGAI El inmenso comedor del Empress of Australia reflejaba como en una pantalla el lujo desplegado en ocasión de la más suntuosa fiesta que jamás se viera a bordo. La Pacific Steam se había su-perado para festejar la vigésimo quinta travesía de su más bello navío, entre Liverpool y Sydney. Aquella misma tarde, el paquebote había hecho una corta escala en Marsella antes de reanudar la dilatada ruta que lo conducía, entre las quietas aguas del Mediterráneo, hacia el canal de Suez. La temperatura era suave esa noche del diez de septiembre; el navío se balan

Recently converted files (publicly available):